domingo, 6 de septiembre de 2009

Vuelta al cole

Rosa se sentó para que Martin pudiera desfilar. Martin desfiló para que Barack pudiera presentarse a las elecciones. Barack se presentó a las elecciones para que nuestros hijos puedan volar (frase de la campaña presidencial de Barack Obama)

Esta es la increíble historia de Ruby Bridges, la primera niña negra en asistir a un colegio para blancos en el racista sur de Estados Unidos. Su valiente gesto quedó inmortalizado para siempre en el cuadro El problema con el que todos convivimos del famoso ilustrador norteamericano Norman Rockwell (1894-1978).

Ruby nació el 8 de septiembre de 1954 (felicidades, amiga, en un par de días es tu cumpleaños) en Misisipi. A la edad de cuatro años se mudó con su familia a Nueva Orleans. A la edad de seis años, sus padres la apuntaron a un programa de la NAACP (Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color) para integrar a los niños negros en el sistema escolar de dicho estado.

Un grupo de niños en edad preescolar hicieron una serie de tests de nivel. Seis de ellos fueron seleccionados para el programa de integración. De estos, dos decidieron quedarse en escuelas para negros, tres fueron a una escuela para blancos y Ruby a otra.

En su primer día de escuela, muchos padres blancos la esperaban en la puerta para gritarle, insultarle e incluso lanzarle objetos. Ella nunca lloró, siguió caminando, protegida por la policía, hasta el interior del centro.

Numerosos padres desapuntaron a sus hijos de ese colegio, y solo una profesora, Barbara Henry, natural de Boston, accedió a dar clase a Ruby Bridges. La valerosa Henry estuvo dando clase a la niña todo ese año, hablando como si estuviera enseñando a una clase entera.

Un año que resultó harto difícil para Ruby. Cada mañana, cuando entraba al colegio, una mujer la amenazaba con envenenarla, por lo que la niña tenía que traer su propia comida de casa. Otra mujer incluso metió una muñeca negra en un ataúd y la puso en la puerta del colegio.

A causa de su decisión de llevar a la niña a ese colegio para que obtuviese una mejor educación y su experiencia sirviera para mejorar las oportunidades de otros niños afroamericanos, la familia de Ruby sufrió mucho. Su padre fue despedido y sus abuelos perdieron las tierras que labraban.

Sin embargo, otras personas les mostraron su apoyo al no quitar a sus hijos del colegio, al proporcionar al padre de Ruby un nuevo empleo, al vigilar la casa de los Bridges para evitar cualquier acto de vandalismo y al escoltar a la niña al colegio para que no le ocurriera nada.

Ruby Bridges sigue viviendo en Nueva Orleans, tiene cuatro hijos y también se hizo cargo de sus sobrinos cuando los padres de estos fallecieron. Trabajó en una agencia de viajes y ahora dirige una fundación que promueve el respeto por las diferencias.

La ilustradora Shadra Strickland ha realizado una nueva interpretación del primer día de colegio de Ruby Bridges que resulta hermosa y desgarradora al mismo tiempo. Os la dejo a continuación de esta entrada.

Que la historia de Ruby sirva como inspiración para el primer día de colegio (y quien dice de colegio, dice de universidad, de trabajo, de lo que sea) después de las vacaciones de verano. Ruby Bridges tuvo todos los obstáculos imaginables y sin embargo siguió adelante, rellenando las páginas en blanco de su cuaderno con la cabeza muy alta. Todas nosotras, todos nosotros, podemos hacer grandes cosas en este nuevo otoño que nos regala la vida.

19 comentarios:

dintel dijo...

Me han encantado las ilustraciones, la primera es impactante, desde mi punto de vista.

Me encanta aprender y tú me enseñas.

PATSY SCOTT dijo...

Hester,este cuadro de Rockwell me gusta tanto que hace años hice un cartelito de FacetoFace para dar la bienvenida al nuevo term con la niña. Me inspira tanta ternura y refleja tan bien la situación...

Ave dijo...

La historia de Ruby es impresionante, bella, emocionante.

Dicho esto: dejando a un lado el simbolismo que Obama ha tenido para los AfrAmer.... no estoy en absoluto de acuerdo en aceptar ciegamente esa descripción de autobombo de Obama como continuador de los sacrificios de Rosa Parks y el Dr. King (convenientemente olvidando a otros revolucionarios importantes no tan "cómodos" para el sistema), de alguien que en mi opinión es el mejor producto de marketing del siglo. ¡¡¡¡Por Dios, que su ***mentor*** es Zbigniew Brezinsky!!!! Que una campaña mediática liderada por un neocon ultraderechista (y racista) se apropie de este modo de la lucha por los derechos civiles me indigna. La que está liando el pavo en Afganistán y Pakistán con las sonrisitas es de aúpa. Con Obama nos la metieron doblada, y bien doblada. Honestamente.

Anónimo dijo...

me ha estremecido el relato. no creo que fuera idea de la niña apuntarse a esa escuela y enfrentarse ella solita a niños y adultos que amenazaban constantemente su integridad física y mental. como madre no se lo pediría a mi hija de seis años. no me parece razonable pedirle algo tan duro a un niño.
María.

Dora dijo...

Qué bueno!
Así vivía yo mi vuelta al cole

http://asinfue.blogspot.com/2009/09/vuelta-al-cole.html

Un abrazo, escarlata!

Ave dijo...

Anda que si antes digo nada....

http://www.elpais.com/articulo/internacional/asesor/medio/ambiente/Obama/dimite/aplacar/ira/republicana/elpepiint/20090907elpepiint_5/Tes

Van Jones sí es un ejemplo de liderazgo progresista; que Obama lo hubiera nombrado me daba ciertas esperanzas, pero ya veo que también con él se ha entregado. O igual era todo un paripé desde el principio: primero rechaza a su pastor en público, luego se cargan a Jones... impresionante este Obama. Qué cara más dura.

Anastàsia dijo...

Impresionante !!! Obviamente su lucha sirvió para que otros pudieran ir a la escuela y es muy loable su valentía , pero , como madre , jamás pondria a mi hija como abanderada de nada ,al menos con 8 años !!!

Ave dijo...

Aquí podéis ver (leer, más bien) una entrevista en PBS, la tele pública, con Ruby Bridges:

http://www.pbs.org/newshour/bb/race_relations/jan-june97/bridges_2-18.html

Ave dijo...

Cuenta cómo su padre estaba en contra, y cómo fue su madre la que insistió. A su padre lo despidieron del trabajo. Y cuenta cómo durante todo ese tiempo lo que sostuvo a su familia (y a ella) fue el apoyo de la comunidad: la gente la acompañaba a la escuela. Un tipo de reacción solidaria completamente impensable hoy en día, me temo.

Candela Cano dijo...

Emocionante historia. Hoy es el cumpleaños de Ruby. En el espacio le dejo mi felicitación.

En algunos comentarios coinciden en que como madres no habrían exigido ese esfuerzo a sus hijas. Yo opino lo contrario. Es más, creo que el valor de Ruby está reforzado por el de su madre y su padre. Una manera de hacerla fuente, valiente y de caminar, como en los dibujos, con la cabeza alta.

Candela Cano dijo...

Quise decir "fuerte"

P.S. Hester, ya me he "bebido" La llave de Sarah. Con el entrecomillado sabrás si me gustó o no :) Un beso.

Anónimo dijo...

Hace unos años vi una película sobre la historia de Ruby Bridges y me impactó muchísimo, como lo ha hecho hoy tu lectura de la historia. Siempre la pongo como ejemplo cuando un avance en los derechos sociales cuesta de implantar, como ahora con las adopciones por homosexuales, por ejemplo, todos los cambios son duros, entiendo a la madre que dice que no pediría a su hija su sacrificio, pero sin personas que alguna vez se hayan sacrificado, nunca habríamos avanzado el resto, así que debemos estarles muy agradecidos.

Alson dijo...

No tiene nada que ver pero:
FELICIDADES GUAPISIMAS!!!!
UN BESO

Anónimo dijo...

Felicidades Gloria!!! un besazo desde los Andes, que lastima no estar...
Jesús.

Hester Prynne dijo...

¡Qué casualidad que lo utilizases para tus cursos, Patsy! A mí también me encanta, la verdad. Sí, dintel, es impactante, el tomate lanzado en la pared, todo...
Gracias, Ave, por la entrevista y por tus comentarios sobre Obama, que comparto. Creo que su presidencia es un paso adelante, pero un pequeño paso al fin y al cabo.
Candela, me alegro de que te haya gustado el libro de Sarah's Key.
Respecto al debate de si llevaríais o no a vuestra hija a ese colegio en esas circunstancias, la opinión de que no lo haríais de alguna la entiendo, pero creo que yo sí, igual, como dice el Anónimo, que no hace tanto (y en algunos lugares todavía) los hijos de LGTBQ sufrían ese tipo de discriminaciones.
Ah, ¡y muchísimas gracias por vuestras felicitaciones de boda, os mando un beso enorme!

PATSY SCOTT dijo...

Congratulations, Hester!!! El sábado estaremos pensando en vosotras. Un beso grande.

Acuarela dijo...

Esta historia es conmovedora y sobre todo impresionante...

Tòssia dijo...

Hola, he puesto un enlace en mi blog a esta entrada. Espero que no tengas ningún inconveniente, pero si crees que no debería estar ahí, déjame un comentario y lo arreglo.
Gracias!

Tòssia dijo...

Olvidé ponerte el enlace :-/ Qué desastre! :-) http://lesninesdecasa.blogspot.com/2011/02/ruby.html