lunes, 21 de septiembre de 2009

Volver

Venecia es como comerse una caja entera de bombones de licor de una tacada (Truman Capote)

Venecia es la decadencia lujosa atestada de turistas, la encantadora absurdez de la incomodidad romántica, la belleza imposible delante de nuestros ojos humanos y, para siempre, el emplazamiento de esa maravillosa luna de miel que ha sido la mía.

Ya estoy de vuelta. Hoy zafarrancho de limpieza en casa, que ya hacía falta, y mañana la llegada de nuestra yanqui de intercambio por fin. ¿Cómo será? ¿Le gustará vivir con nosotras? ¿Llegará a formar parte de nuestra pequeña familia? Y lo más importante: ¿será bollera, o empezará a traer hombres a esta casa tan venusiana?

Esto último era broma, ja ja ja… Peor para ella si no lo es… Que nooo, que nadie se me enfade que estoy tonta porque estoy pasando el mono de pasta tras haberme alimentado de eso durante una semana entera…

Menos mal que hoy mi bruja me ha hecho tortilla para cenar…

6 comentarios:

dintel dijo...

Vaya, vaya, sin lugar a dudas, fotografiada la felicidad.

farala dijo...

ehhhh, queremos más!! ¿qé tal? quá tal? qué tal??
besos guapa(s)

Alson dijo...

"Se te nota en la mirada que andas enamorada.lalaralaralarala"...
Felicidades!!!!!

Marcela dijo...

pues que sea bollera la nueva y que vosotras nos contéis más cositas del viaje.

Lau... dijo...

Que miradita, Hester!...Que lindo esa luna de miel,che!...

Besos3x2

PATSY SCOTT dijo...

La cara de la felicidad. Como estás sentadita y en honor al autor de tu nick:

Happiness is as a butterfly which, when pursued, is always beyond our grasp, but which if you will sit down quietly, may alight upon you.

Está claro que ya se ha posado. Besos.