lunes, 1 de diciembre de 2008

Rosa Parks

No me quería sentar porque estuviera cansada físicamente, sino porque estaba cansada de rendirme. (Rosa Parks)

El 1 de diciembre de 1955, hace hoy 53 años, Rosa Parks (1913-2006) se hizo famosa por negarse a obedecer las órdenes de James Blake, conductor de una línea de autobuses de Montgomery, Alabama, que le dijo que se levantase para ceder su asiento a un pasajero blanco.

En el sur de Estados Unidos, los blancos y los negros estaban segregados en prácticamente todos los aspectos de sus vidas, desde los asientos del transporte público (los negros debían ir detrás) –y en el caso de los autobuses escolares, los niños negros directamente no podían utilizarlos ni tenían otros disponibles- hasta los cuartos de baño o los restaurantes.

Rosa Parks llevaba ya muchos años militando en el movimiento por los derechos civiles –era una de las pocas mujeres que lo hacían por aquella época- cuando desafió la segregación racial en aquél famoso autobús. Aquél día pagó su billete y se sentó en el primer asiento libre que encontró. Como quedaban más sitios disponibles delante, otros tres pasajeros negros se sentaron en ellos. Cuando el autobús se llenó, James Blake les conminó a que se levantasen. Los tres hombres lo hicieron pero Rosa Parks se negó.

--¿Por qué no te levantas? –le preguntó el conductor.

--Porque no creo que deba hacerlo- respondió ella.

--¿No te vas a levantar?

--No, no voy a hacerlo.

--Entonces llamaré a la policía.

--Hágalo.

Blake llamó a la policía y Parks fue arrestada.

La hazaña de Rosa Parks disparó la rebelión civil de los negros. Gracias a ella Martin Luther King comenzó a ser escuchado. Todo empezó a cambiar.

El 21 de diciembre de 1956 los autobuses de Montgomery dejaron de estar segregados.

Rosa Parks es el ejemplo de que todas las personas tienen el poder de cambiar el mundo. Si una persona que era mujer y negra en los racistas y sexistas Estados Unidos de los años cincuenta pudo alterar el curso de la historia, ¿qué no podemos hacer el resto? Ojalá el frío de diciembre nos despierte y nos ponga en marcha, que hay mucho mucho mucho que hacer.


8 comentarios:

Chinitas de Chinitilandia dijo...

Siempre hay alguien que empieza con pequeños actos que pueden seguir a los grandes cambios :)

farala 68 dijo...

¡qué mujer Rosa Parks! ¡y qué post el tuyo! me dan ganas de cantarte "sista, I hope you know what a good writer you aaaaaareeee". Bueno, pues ya con este maravilloso y feminista tema de fondo me quedo toda la mañana, que estoy convaleciente y voy a ponerme al día! besos

Marcela dijo...

qué bien me viene hoy, que tengo el activismo algo de bajón, leer este post, ni un momento de flojera se puede tener en el activismo, gracias.

Cabiria Fernandez dijo...

En los tiempos que corren, es muy importante no perder de vista, el tema del racismo. En épocas de crisis la xenofobia, que es a mi juicio otra forma de racismo, entendido como exclusión,no en base a la raza sino al lugar de procedencia, se instala de forma peligrosa y alarmante en la gente. Es necesario, entonces, que muchas mujeres y hombres como esta mujer demuestren que la silla del autobús les pertenece por derecho propio.

Anastàsia dijo...

Qué valiente ! Negra y mujer, lo que debía ser lo peor de lo peor en esa época ( y en cierto modo , ahora también). Me imagino la cara del conductor al decirle : " No creo que deba levantarme..."

Garban dijo...

eso es lo que se llama el efecto mariposa. Genial

dintel dijo...

Siempre son pequeñas chispas las que que se mueva el fuego.

Acuarela dijo...

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre Rosa Parks pero creo que tú lo has hecho muy bien.

Genial el video asociado al texto :D