miércoles, 31 de diciembre de 2008

FELIZ 2009


Guerra, siempre guerra, maldita guerra

Tengo la devastadora sensación de que la guerra no arregla nada, de que ganar una guerra es igual de terrible que perderla (Agatha Christie)

Pueblo de Israel, os merecéis una tierra, al igual que todos los pueblos de este planeta. Pero nunca a costa de nadie, y menos de los débiles. El fin jamás justifica los medios. Qué manera de terminar el año 2008, ya de por sí tan sangriento a causa de otras guerras, otros desastres naturales que por muy naturales que sean afectan sobre todo a los pobres, terrorismos de toda índole y machistas asesinos.

Qué vergüenza. Apoyado por un hipócrita Estados Unidos y por el silencio cobarde de Europa, el gobierno militarista y abusón de Israel despliega todo su poderío militar contra los 360 km2 que tiene la Franja de Gaza, a la que ya ha privado de todo, absolutamente de todo, y ha reprimido continuamente desde hace tantos y tan vergonzosos años.

Gobierno de Israel, os merecéis una tierra, pero ahora mismo deberíais estar mordiendo el suelo con los ojos de la vergüenza. Sufristeis lo indecible en la Segunda Guerra Mundial, pero vuestra condición de víctimas de la injusticia nunca os ha dado derecho a hacer a otros lo que os hicieron a vosotros. Nadie tiene derecho a robar, a expoliar, a torturar ni a matar.

El islamismo radical, como cualquier otra religión que no se relega al ámbito privado, es repulsivo, pero vuestras manos también están manchadas de sangre y vosotros también sois unos asesinos, ejército de Israel, Gobierno de Israel, israelitas que apoyáis a vuestro ejército y a vuestro Gobierno (seguro que hay quien no lo hace, y a vosotros os deseo ánimo y fortaleza). Vosotros tampoco iréis al cielo. Y tenéis menos excusa aún que los islamistas radicales, porque sois los fuertes, los del poderío armamentístico, y no los pobres sin agua ni ganas de vivir que fabrican cohetes caseros casi insignificantes frente a vuestros sanguinarios y terroríficos tanques.

Paz para 2009, joder.

Niños palestinos en Jenín (imagen de Wikipedia)

viernes, 26 de diciembre de 2008

Cesta de Navidad casera

La comida es una parte muy importante de una dieta equilibrada (Fran Lebowitz)

Mirad qué cesta de Navidad más hermosa… ¡y hecha por mí! Que este año, con la crisis, en muchos trabajos no han regalado ni la hora que marca el reloj, y también hay quien nunca recibe nada, como servidora, que es autónoma.

Pero no pasa nada, porque una cesta de Navidad casera es mucho más divertida y, como todo lo que hace una misma, mucho más satisfactoria.

Esta en cuestión la he hecho para mi familia política. Puesto que no iba a celebrar la Nochebuena con ellos, quería mandarles un detalle para que supieran que me acordaba de ellos. Decidí hacerles una cesta de desayuno porque turrones y esas cosas de cena seguro que tenían de sobra. En cambio, levantarte por la mañana con la resaca y encontrarte con todos esos bollos me parecía que les agradaría bastante más.

Debajo de todas las cosas que podéis ver en la foto, hay dos pasteles. Uno es un pastel de yogur y manzana cuya receta ya os di en su momento y el otro es un bizcocho de turrón, apropiado para estas fechas.

Aquí tenéis la receta, bien sencilla:

Bizcocho de turrón

Ingredientes

-1 taza de azúcar

-1 taza de aceite (vegetal o de oliva, este último le daría un sabor un poco más fuerte)

-1 taza de harina (integral o blanca, según gustéis)

-4 huevos grandes

-Ralladura de un limón

-1 cucharada de levadura

-Turrón de chocolate (Suchard o similar)

-Turrón de Jijona

Pasos

Batimos los huevos y el azúcar. Añadimos (sin dejar de batir) el aceite, la harina. La levadura y la ralladura de limón.

Cuando ya tengamos hecha esta mezcla, echamos en ella trocitos de turrón de chocolate.

Enmantequillamos un recipiente y espolvoreamos un poco de harina para que el pastel no se queme. Vertemos la mezcla y horneamos a 180º aproximadamente, habiendo precalentado antes el horno un poquito.

Tardará una media hora. Para ver si está hecho, lo mejor es la infalible prueba del palillo: si introducimos en el bizcocho un mondadientes y sale limpio, es que ya está hecho.

Lo dejamos enfriar y lo desmoldamos. Desmigajamos turrón de Jijona con los dedos y espolvoreamos todo el pastel con él.

La otra cosa que podéis ver en mi cesta son brownilenas, es decir, madalenas de brownie. He aquí la receta:

Brownilenas

Ingredientes

Media tarrina de mantequilla

Media tableta de chocolate para postres

4 huevos

2 tazas de azúcar

½ taza de harina

1 cucharadita de vainilla

2 tazas de nueces peladas y troceadas

Pasos

Derretimos el chocolate y la mantequilla y lo dejamos templar.

Aparte, batimos los huevos con el azúcar. A esta mezcla agregamos la vainilla, el chocolate con la mantequilla y la harina. Lo batimos todo.

Añadimos las nueces.

Vertemos esta mezcla en moldes para madalena. Estos deben ser previamente espolvoreados con harina para que la brownilena no se quede pegada. Cada molde debe ser llenado solo hasta la mitad.

Ponemos las brownilenas en una bandeja, un poco separadas unas de otra (si hace falta, haremos varias hornadas distintas) y horneamos unos quince minutos. Para comprobar si están hechas, hacemos la prueba del mondadientes mencionada en la receta anterior.

Voilá, una deliciosa y contundente madalena para el paladar goloso.

En la foto podéis comprobar que también he puesto ensaimadas y cruasanes en la cesta. Estos no los he hecho yo, porque la verdad es que tuve poco tiempo para prepararlo todo. Son comprados, pero tenéis una magnífica receta para hacer ensaimadas aquí y otra para hacer cruasanes aquí.

Rematé la decoración con bolsitas de conguitos, golosinas varias e higos.

Esta es una sugerencia de cesta de Navidad, lo bueno es que admite todo tipo de variedades, de acuerdo con la imaginación de cada cocinera/o.

Sin duda, un regalo personalizado, nada caro y con el que demostraréis todo vuestro cariño.


Concurso: ¡¡¡Era pequeña y estaba indefensa!!!

¿Has encontrado a Dios? Pues si en treinta días nadie lo ha reclamado, te lo puedes quedar.
El concurso de mi querida Farala –un concurso de fotos de Comunión de las blogueras bolleras cuyo título lo dice todo: ¡¡¡Era pequeña y estaba indefensa!!!- me ha tentado demasiado como para no participar. Estaba viendo las fotos de las demás participantes y me he reído un montón. Sois las mejores, chicas, la verdad es que me encanta el buen humor imperante en esta sección tan endogámica de la bollosfera, y que conste que no lo digo a malas, se trata de una pequeña comunidad (de amigas virtuales) dentro de otra comunidad (la de blogueras lesbianas) que está dentro de una tercera comunidad (la de autoras/es de blogs) y que en lo que a mí respecta, me resulta deliciosa.

Aquí tenéis mi fotografía, un poco decorada porque yo soy así de rococó. Fijaos en mis enormes dientes que muchos años de aparato lograron que se parecieran un poco menos a los de Bugs Bunny. Si prestáis atención os podréis percatar de que estoy despeinada, me falta un pendiente, tengo un poco de tarta en la barbilla, mi cinturón está retorcido y el traje –que me hicieron las monjitas que vivían al lado de mi casa y a las que yo reverenciaba, cómo es la vida- está bastante arrugado. Todo ello fue resultado de una intensa pelea con mi primo Pedrito tras la cual mi madre me dijo que me había portado fatal justo el día de mi Primera Comunión y que a lo mejor entonces ni valía porque Jesusito lo veía todo y estaría muy disgustado.
A ver, cómo explicároslo, Jesusito para mí era un personaje terrorífico, pues me decían: “A lo mejor yo no te veo, pero Jesusito sí, Jesusito lo ve todo.” Esa amenaza celestial estuvo siempre presente en mi infancia.
Jesusito, tal y como me lo imaginaba yo, era un niño dulce y regordete, una especie de Cupido con la cabeza llena de bucles, pero al mismo tiempo se trataba de un ser diabólico que pese a su corta edad lo comprendía todo. Estaba por todas partes, era invisible, y luego se chivaba a Dios de  mis fechorías infantiles con el fin de que yo ardiese en el infierno por toda la eternidad. Qué rico, el niño, ¿no?
Pues nada, en el día en que conmemoramos su nacimiento, os dejo esta foto de una niña católica que acabaría siendo una infame lesbiana con muchos cunnilingus que ofrecer.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Deseos navideños

El desafío

Desapruebo por completo los duelos. Si alguien me retase le guiaría amablemente a un lugar apartado y le mataría (Mark Twain).

En fin... Yo, como Mark Twain, no soy muy de desafíos blogueros, pero siendo vos quien sois, querida Farala, y puesto que no deseo mataros, bella dama, aceptaré el vuestro por el cariño que os tengo...

I. Colocar una foto mía.
Aquí va... brindando a la salud de quienes me leéis.

II. Escoge una banda / artista.
¿Solo una? Bueno, hoy me quedo con Tori Amos, una de mis cantantes favoritas. A lo mejor otro día hubiera puesto a alguien distinto, depende de mi estado de ánimo, etc.
3.1. ¿Es hombre o mujer?
Una mujer como la copa de un pino.
3.2. Descríbete.
¿Por qué está englobada esta pregunta en la III, si me tengo que describir a mí y no a la cantante que he escogido? Je ne comprend pas! Bueno, a ver...
Una gordita gafotas con mucho amor que repartir y alma de ratón de biblioteca.
3.3. ¿Qué piensa la gente de ti?
Depende de quien... Afortunadamente, creo que más cosas buenas que malas, pero habrá de todo, supongo. (Sigo sin comprender por qué esta pregunta forma parte del apartado III).
3.4. ¿Cómo describirías tu última relación?
Pues tuve la suerte de estar con una persona maravillosa. Pero conociendo lo desaforada que soy en todos los aspectos de mi vida, me di cuenta de que no estaba sintiendo todo lo que podía llegar a sentir.
3.5. Describe el estado actual con tu pareja o pretendiente.
Presente y futuro, amor absoluto, mi luz de donde el sol la toma (hermosa frase que no es mía sino de un libro soberbio llamado La vida exagerada de Martín Romaña, escrito por Alfredo Bryce Echenique).
3.6. ¿Dónde te gustaría estar ahora?
En la cama con mi novia, que me espera calentita y somnolienta. ¿Pero qué diablos hago que no corro a sus brazos?
3.7. ¿Qué piensas con respecto al amor?
En mi caso, mueve mi mundo. El amor por mi bruja, por mi familia, por mis amigas y amigos, por las cosas que me importan... Es mi motor.
3.8. ¿Cómo es tu vida?
Como un cajón que ordenas cuando tienes buenos propósitos pero que no tarda en volver a estar revuelto.
3.9. ¿Qué pedirías si pudieras tener solo un deseo?
Salud para los míos y para mí.
3.10. Escribe una frase sabia.
Todo saldrá bien al final. Si no sale bien, es que no es el final.
IV. Escoge a cuatro personas para responder al desafío.
Mejor lo dejo aquí para quien lo quiera.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Todas las noches silba

Y al final no son los años de tu vida los que cuentan, sino la vida de tus años (Abraham Lincoln)

Llega a eso de la una y media de la madrugada. El sonido de la escoba no me resulta desagradable. A estas horas no pasan muchos coches y una se siente acompañada. Siempre igual, con los dedos agarrotados sobre el teclado y un texto interminable delante de mí. Pero nunca falla. Barre y silba, barre y silba, siempre silba. Si no lo hiciera es porque no habría venido. Barre, silba y en qué pensará. ¿Se dará cuenta de que en mi ventana hay luz? Nunca sabrá que a menudo compartimos un momento casi secreto y nunca vivido por quienes se acuestan a horas razonables. Desconozco si es hombre o mujer, joven o mayor, pero sé qué música le gusta y las noches que está alegre o triste. Nos separan cuatro pisos y el hecho de ser extraños el uno para el otro. Nos une el mismo mundo, la misma calle, la misma época. Y tal vez también las ganas de acabar el trabajo y meternos en la cama con la persona que amamos.

***

Llevo unos días con un nudo en el alma y mucha emoción en la garganta. Todo se debe a que estoy leyendo Un árbol crece en Brooklyn (A Tree Grows in Brooklyn) de Betty Smith. Me encuentro sobrecogida. Maravilloso.


viernes, 12 de diciembre de 2008

El Sr. Dickens


Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año (Charles Dickens)

Y sí, quien me conozca o me lea a menudo habrá adivinado que mi pasión por las Navidades tiene algo que ver con la época victoriana… Y es que la persona que tal vez haya influido más en la forma en que se celebran estas fiestas en el mundo occidental es un gran escritor inglés de esa época, nada más y nada menos que Charles Dickens (1812-1870).

Cuando la reina Victoria comenzó a gobernar Inglaterra, cosa que hizo desde 1837 a 1876, la celebración de la Navidad estaba en declive. Los puritanos, encabezados por el político y militar Oliver Cromwell (1599-1658) consideraban que estas fiestas estaban llenas de ritos paganos y pecaminosos provenientes de los pueblos germánicos, por lo que hicieron todo lo posible por acabar con ellas. Con la llegada de la Revolución Industrial, en la época en que Dickens escribía novelas y seriales para los periódicos (algo así como la televisión hoy día, la gente se enganchaba a las historias y corría todas las semanas a comprar la continuación. Toda la familia los leía juntos, llenos de emoción.), los trabajadores tuvieron de nuevo tiempo libre y ello les permitió volver a celebrar la Navidad.

El príncipe Albert, marido de la reina Victoria, trajo en esos tiempos a su país la costumbre alemana, proveniente de los pueblos germánicos, de decorar un árbol de hoja perenne durante la Navidad. Esta costumbre se fue extendiendo poco a poco por Europa y posteriormente por el resto del mundo. También reaparecieron los villancicos. La mayor contribución victoriana a estas fiestas fue, sin embargo, la de los christmas o tarjetas de Navidad, que comenzaron a enviarse en Inglaterra en los años cuarenta del siglo XIX. Eran tiempos de cartas y collages, los victorianos eran apasionados del papel y desde entonces el mundo entero se felicita así las Navidades, aunque ahora cada vez se haga menos a causa del más ecológico –aunque no tan emocionante- recurso de las e-cards de Internet.

No obstante, fueron las historias navideñas de Dickens, sobre todo Cuento de Navidad (1843) las que reavivaron la pasión por la Navidad en toda Europa y, en palabras de hoy en día, pusieron “de moda” unas celebraciones que hasta entonces solo eran minoritarias.

Tanto es así que cuando una niña que trabajaba en un puesto de frutas de Londres se enteró de la muerte de este entrañable escritor en 1870, preguntó afligida: “¿El Sr. Dickens ha muerto? Entonces, ¿morirá también algún día Papá Noel?”


Ejemplo de christmas victoriano.

Navidad en La Letra Escarlata


Ojala pudiesemos meter el espiritu de navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año (Harlan Miller)

Pues a mí me encanta la Navidad. Es que me encanta, no puedo evitarlo ni quiero. Mucha gente se desespera a causa de la religiosidad hipócrita o del materialismo excesivo de estas fechas y yo digo: ¿por qué vamos a dejar que las instituciones religiosas o el capitalismo se queden con estas fiestas? Reclamémoslas, arrebatémoselas, devolvámoselas a la gente de la calle.

Yo no soy religiosa, así que esa parte me da igual. De hecho, tantos elementos navideños tienen un origen pagano que no nos lo podemos ni imaginar. Por poner un ejemplo, la costumbre del árbol de Navidad la inventaron las tribus germánicas que vivieron en Europa antes de Cristo. De todas formas, el hecho de que muchos otros símbolos de estas fechas tengan un origen religioso, como Papá Noel (que mucha gente considera una costumbre yanqui, igual que Halloween, craso error, pues el hombre barbudo está inspirado en un obispo cristiano de Turquía que vivió en el siglo III, al igual que Halloween viene de una costumbre celta) o la propia conmemoración del nacimiento de Cristo, ¿qué más da? Cada cual celebra lo que le apetece.

Con respecto a los centros comerciales atestados y el consumismo excesivo y terrorífico de estas fechas, yo digo: tampoco es necesario. Regalar es bonito, pero un regalo que se convierte en obligación pierde su magia, su energía positiva. Quizá sea mejor dedicar las vacaciones a encontrar formas creativas de regalar sin gastar tanto dinero. Os lo dejo a vuestra elección, aunque intentaré dar alguna que otra idea estos días en que La Letra Escarlata se pone de fiesta.

Porque La Letra Escarlata se pone de fiesta, sí. A mí cualquier celebración me gusta, que la vida si no sería muy monótona. Estas son las cosas con las que yo me quedo en Navidad:

--Las vacaciones, por supuesto. Días libres para leer, escribir, estar con mi gente… El mejor regalo.

--Cocinar, que ya sabéis que me encanta y en estas fechas hay muchas ocasiones para hacerlo, así como deliciosos platos especialmente diseñados para las fiestas. Estos días os daré alguna receta.

--Las reuniones. Como en el famoso anuncio del turrón, viene gente que estaba fuera, te reúnes con familiares y amigos a quienes no tienes tanta ocasión de disfrutar durante el año, todo el mundo se pone cariñoso y divertido.

--La decoración. ¡Con lo que me gusta a mí hacer manualidades!

--Los niños. La cara que se les pone estos días de emoción, solo con ese brillo especial en los ojos ya merece la pena el caos que inevitablemente acompaña a las celebraciones.

--La Nochevieja, esa sensación de cuaderno en blanco, de tener delante de ti todo un año nuevito, a estrenar para intentar hacer de él una obra de arte.

En fin, que espero que no os pongan tristes estas fechas, ni las odiéis. En este caso, a lo mejor os puedo ayudar a mirar la cara amable de la Navidad y si no, os aconsejo que no os paséis por aquí en un par de semanas…

martes, 9 de diciembre de 2008

Lecturas invernales con taza humeante incluida

Mediante la lectura nos hacemos contemporáneos a todas las personas de todos los países y de todas las épocas.

Supongo que tendrá que ver con mi personalidad, la cual tiende a ser positiva (exagerada tanto en la alegría como en el dolor, pero en general indulgente conmigo misma y con el mundo, creo), pero el caso es que me gustan todas las estaciones del año. Es por ello que en ese sentido me encanta vivir en Madrid, ya que las tenemos todas, aunque no en extremo (el año que pasé en Saratoga Springs, Nueva York, eso sí que fue radical tanto en la nieve hasta la cintura como en el calor que te hacía desfallecer, en la explosión multicolor de la primavera y en los cientos de tonos de marrón y rojo del otoño. Increíble).

No ha parado de llover en varios días. Los tejados chorrean como sábanas lavadas a mano y el ruido de los incesantes coches queda amortiguado por la suavidad del agua mezclada con cemento. Tengo la fortuna de contar con dos puertas al mundo delante de mí cuando me siento a trabajar: la pantalla de mi ordenador, que me comunica y al mismo tiempo me incomunica con el exterior, y la ventana que da a la calle camaleónica que se mimetiza con el entorno según el día que haga. Hoy es gris.

Lo mismo que me alegra pasear por las calles con olor a flores de la primavera, me encanta tomar cervezas heladas en las terrazas de las plazas de la ciudad en verano y siento escalofríos de emoción cuando en otoño parece que todo empieza de cero y una es capaz de cualquier cosa, en invierno lo que me produce mayor placer es beber una taza de café bien caliente delante de una ventana, con un buen libro en el regazo. Sí, creo que vivimos precisamente para estos momentos de regocijo, cada cual los suyos, los míos tienen que tener olor a biblioteca, qué queréis que os diga.

A mí dependiendo de la estación me gusta leer unas cosas u otras, y cuando llega el frío los misterios y los novelones bien gordos me llaman como un queso gruyer a un ratoncillo. Como hago de vez en cuando, os recomiendo unos cuantos libros por si necesitáis ideas. Como digo siempre, el espacio de comentarios está abierto a vuestras propias recomendaciones, que serán bienvenidas de todo corazón.

Empecemos, pues, con la época victoriana, por la que siento un apego especial. Qué mejor que un día de perros para meterse de lleno en Cumbres borrascosas (Wuthering Heights) de Emily Brontë. Amores tormentosos en medio de los desolados y heladores páramos de Yorkshire. Todo un clásico y para mí un imprescindible. Y como un buen vino, sabe mejor cuando lo relees con el paso del tiempo.

No olvidemos a Dickens, tan invernal él, y su delicioso Cuento de Navidad (A Christmas Carol). ¿Os suena eso del fantasma del pasado, del presente y del futuro?. Más apropiado para las fechas venideras imposible. Cualquier libro del genial Wilkie Collins, que es algo así como el inventor de las novelas de misterio, también hará las delicias de cualquier persona ávida de palabras y emociones.

Otra de mis novelas favoritas de la época victoriana es la obra maestra La feria de las vanidades (Vanity Fair) the William Makepeace Thakeray. Larguísima, pero no por ello aburrida. Su personaje principal, Becky Sharp, es una de mis amigas ficcionales. La quiero.

Con respecto a los magníficos autores que han recreado el siglo XIX a mi gusto de forma magistral, os recomiendo a Anne Perry, que tiene dos series de misterio ambientadas en esa época, así como otra serie de crímenes navideños en novelas cortas que a mí me apasiona. Sarah Waters le da un maravilloso toque lésbico a la Inglaterra victoriana, aunque ahora está probando con otras épocas y por cierto, saca nuevo libro muy pronto. Sin olvidar a Margaret Mitchell y su inolvidable Lo que el viento se llevó (Gone With the Wind). La película la ha visto la mayoría. La novela es un tesoro que muchos aún tienen que descubrir.

También recrean la época El misterio de Wraxford Hall (The Séance) por John Harwood y El secreto de la novelista (The Widow's Secret) por Brian Thompson, ambos todavía a medio leer en mi mesilla de noche, pero que me están gustando mucho. Sobre todo el primero, porque a mí las mansiones terroríficas me vuelven loca.

Cambiando de época, mi bruja y yo solemos leernos en voz alta muchas noches. Como quien ve la tele, nosotras nos enganchamos al papel. Ahora estamos con El niño robado (The Stolen Child) por Keith Donohue y os aseguro que es mágico.

Hablando de magia, J. K. Rowling acaba de sacar Los cuentos de Beedle el Bardo (The Tales of Beedle the Bard), una colección de cuentos preciosa que quien ha leído el último Harry Potter recordará bien.

Y si lo que os apetece son unas buenas biografías, mis sugerencias son las siguientes:

--Poseo mi alma (Possiedo la mia anima) por Nadia Fusini, sobre la vida y la obra de Virginia Woolf.

--Fun Home (Alison Bechdel), la autobiografía de una maravillosa creadora de cómics, claro está, en viñetas. Y quien aún crea que los cómics se quedan en la superficie es que no ha leído a Bechdel, ni a Marjane Satrapi, ni a Alan Moore, ni…

--Los sueños de mi padre (Dreams from my Father), de Barak Obama. Sí, escribe bien y además la publicó antes de siquiera soñar que sería presidente. La infancia y la juventud de un hombre mulato en un Estados Unidos lleno de posibilidades y al mismo tiempo de barreras.

--Ella, tan amada (Lei così amata) por Melania G. Mazzucco sobre la interesante vida de Annemarie Schwarzenbach, escritora, arqueóloga, fotógrafa, periodista y viajera.

--La hija de la amante (The Mistress’s Daughter) por la genial A. M. Homes, acerca de su experiencia como niña adoptada. No esperéis dulzura por parte de esta mordaz escritora.

Creo que por ahora ya tenéis suficiente. Para leer o para regalar estas Navidades De todas formas, si aún tenéis más hambre, os remito a mis múltiples posts sobre libros en la antigua Letra Escarlata y en esta.

FELIZ INVIERNO

miércoles, 3 de diciembre de 2008

vaticANO


Es de una gravedad extrema que el Vaticano, y, por tanto, la Iglesia católica entera, se mueva para que la propuesta no se apruebe, lo que sería un verdadero acto de condena a muerte contra los millones de gays y lesbianas que tienen la mala suerte de vivir en países sanguinarios (Aurelio Mancuso, presidente de Arcigay)
Recojo algunos datos de la situación de la homosexualidad en el mundo:
-Homosexualidad ilegal, penalizada con penas de prisión de hasta diez años:Guayana, Marruecos, Argelia, India, Somalia, República Democrática del Congo, Túnez, Namibia, Siria...
-Homosexualidad ilegal que puede ser penalizada con más de diez años de prisión: Nigeria, Nueva Guinea...
-Homosexualidad ilegal que puede ser penalizada con castigo corporal o la muerte: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Sudán, Afganistán, Paquistán, Mauritania, Yemen, Irán...
[Para ver cuadros detallados con cada uno de los países del mundo y su legislación, podéis hacer clic aquí. Para ver un mapa excelente con estos datos, haced clic aquí]
En resumen, todavía más de 70 estados siguen persiguiendo la homosexualidad por ley, y en 8 esta se castiga con la muerte.
Y al Vaticano, inmerso en su piedad cristiana, todo esto les parece muy bien. Que los derechos humanos de tanta gente sean vulnerados, que su integridad física corra peligro, que puedan incluso ser torturados o asesinados a causa de su sexualidad, al Vaticano, ese país de gorrones hipócritas, le parece fenomenal. Tanto que se va a mostrar contrario a la propuesta que va a presentar Francia ante la ONU, en nombre de los 25 países de la Unión Europea y aprovechando su turno en la presidencia, para despenalizar la homosexualidad en el mundo.
Vaticano, iglesia católica, papa, jerarquía rancia y maloliente, ambiciosos hombres de sotana, lobby clerical ansioso de dinero y poder, cómo juegan ustedes con las vidas de las personas solo para seguir llevando la sartén por el mango… Tanta bondad y tanta compasión que predican ustedes desde sus palacios y ya vemos a qué dedican su tiempo.
Se burlan ustedes de los creyentes a quienes de verdad les importa la erradicación de la pobreza, la educación y la lucha por un mundo más justo. Se burlan ustedes de los no creyentes que gozan de una espiritualidad mucho mayor que la suya.
Apostatemos en masa.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Rosa Parks

No me quería sentar porque estuviera cansada físicamente, sino porque estaba cansada de rendirme. (Rosa Parks)

El 1 de diciembre de 1955, hace hoy 53 años, Rosa Parks (1913-2006) se hizo famosa por negarse a obedecer las órdenes de James Blake, conductor de una línea de autobuses de Montgomery, Alabama, que le dijo que se levantase para ceder su asiento a un pasajero blanco.

En el sur de Estados Unidos, los blancos y los negros estaban segregados en prácticamente todos los aspectos de sus vidas, desde los asientos del transporte público (los negros debían ir detrás) –y en el caso de los autobuses escolares, los niños negros directamente no podían utilizarlos ni tenían otros disponibles- hasta los cuartos de baño o los restaurantes.

Rosa Parks llevaba ya muchos años militando en el movimiento por los derechos civiles –era una de las pocas mujeres que lo hacían por aquella época- cuando desafió la segregación racial en aquél famoso autobús. Aquél día pagó su billete y se sentó en el primer asiento libre que encontró. Como quedaban más sitios disponibles delante, otros tres pasajeros negros se sentaron en ellos. Cuando el autobús se llenó, James Blake les conminó a que se levantasen. Los tres hombres lo hicieron pero Rosa Parks se negó.

--¿Por qué no te levantas? –le preguntó el conductor.

--Porque no creo que deba hacerlo- respondió ella.

--¿No te vas a levantar?

--No, no voy a hacerlo.

--Entonces llamaré a la policía.

--Hágalo.

Blake llamó a la policía y Parks fue arrestada.

La hazaña de Rosa Parks disparó la rebelión civil de los negros. Gracias a ella Martin Luther King comenzó a ser escuchado. Todo empezó a cambiar.

El 21 de diciembre de 1956 los autobuses de Montgomery dejaron de estar segregados.

Rosa Parks es el ejemplo de que todas las personas tienen el poder de cambiar el mundo. Si una persona que era mujer y negra en los racistas y sexistas Estados Unidos de los años cincuenta pudo alterar el curso de la historia, ¿qué no podemos hacer el resto? Ojalá el frío de diciembre nos despierte y nos ponga en marcha, que hay mucho mucho mucho que hacer.


domingo, 30 de noviembre de 2008

Domingo ateo

Nunca mires a nadie por encima del hombro a no ser que le estés ayudando a levantarse (Jesse Jackson)

Ni la belleza.
Ni la riqueza.
Ni el poder.
Ni la fama.
Ni los éxitos.
Ni las posesiones materiales.
Ni la admiración.
Al final lo único que importa es algo que parece estar muy pasado de moda.

La bondad.

Eso es lo único que deseo saber transmitirte desde el inicio de tu existencia.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Club de lectura


Leemos para saber que no estamos solos (C. S. Lewis)

            Un club de lectura consiste en un grupo de personas que se reúnen periódicamente para comentar un mismo libro. Los hay generalistas, en los que cada libro es distinto al anterior en cuanto al argumento o al género, o temáticos: de poesía, feministas, de novela histórica, etc.

Los clubes de lectura gozan de bastante popularidad en muchos países. Para los anglosajones resultan tan importantes que las editoriales no dudan en sacar colecciones especialmente dedicadas a ellos, con una sección final en la que uno puede encontrarse una entrevista con el autor, preguntas para debatir y muchos otros artículos interesantes.

Además de los clubes de lectura formados por vecinos, amigos o gente que por algún motivo u otro son afines, existe el formato online, mediante un foro en el cual los participantes van expresando sus opiniones con respecto al libro que se están leyendo, o los que tienen como soporte principal un programa de televisión, aunque luego los participantes escriben en los foros de Internet u organizan reuniones. Entre estos últimos, son realmente poderosos el de Oprah Winphrey en Estados Unidos y el de Richard y Judy en Gran Bretaña. Cuando Oprah o Richard y Judy mencionan un libro, éste automáticamente pasa al puesto número uno en las listas de ventas.

Yo formo parte de un club de lectura y creo que es una de las mejores cosas a las que me he podido apuntar nunca, por eso os lo cuento, porque os lo recomiendo, porque todo el mundo puede montar uno, porque es una manera de escapar de la rutina, de ese hacer lo de siempre que te deja un vacío deseante de algo más. Cada uno lo puede organizar como le de la gana, es verdaderamente maravilloso.

En el nuestro, nos juntamos un grupo de unas doce personas provenientes de distintos sitios: compañeros de trabajo, amistades, la amiga de un amigo, etc. Cada mes, uno de nosotros se encarga de escoger el libro y todos lo compramos o lo sacamos de la biblioteca. La persona que se ha encargado de escoger el libro, organiza la reunión en su casa, fija la fecha y la hora, y allí vamos todos. La anfitriona o el anfitrión organizan una cena o unos buenos aperitivos, todo ello regado con vino y buena conversación, y pasamos una velada de lo más agradable hablando del libro y claro, de muchos otros temas que van surgiendo.

            Por ahora, nos hemos leído los siguientes libros:

            Sin haberlo decidido así, con un libro iraní, otro estadounidense, otro francés, otro japonés y el último inglés, nos estamos dando juntos una estupenda vuelta al mundo a través de la literatura.

            Lo cierto es que todos los meses espero con ilusión la nueva reunión del club de lectura, anotando todas las ideas que me inspiran los libros que leemos y soñando con ese respiro del mundanal ruido que es encontrarme con todas estas personas maravillosas que abren las puertas de su casa a sus compañeras y compañeros de lectura. ¡Ayer, de nuevo, me lo pasé muy bien, gente! Y qué bueno estaba el plato de curry…

martes, 25 de noviembre de 2008

25 de noviembre

La violencia es el último refugio del incompetente (Isaac Asimov)

--El acoso sexual ES violencia machista.

--La no remuneración y la infravaloración de los cuidados a personas dependientes (niños, ancianos, enfermos) por parte de mujeres que no son consideradas trabajadoras ES violencia machista.

--La brecha salarial entre hombres y mujeres ES violencia machista.

--Que los horarios laborales sean totalmente masculinos ES violencia machista.

--Que el pobre más pobre del mundo tenga siempre a alguien más pobre qué él, su mujer, ES violencia machista.

--La discriminación de las mujeres en tantas religiones ES violencia machista.

--Que muchas niñas de este mundo no tengan acceso a la educación ES violencia machista.

--El lenguaje sexista ES violencia machista.

--La ablación ES violencia machista.

--La gordofobia ES violencia machista.

--Que cada año mueran miles de mujeres en el mundo a manos de sus parejas o ex parejas ES violencia machista.

--La situación de las mujeres en Ciudad Juárez, México, y en tantas otras partes del mundo, ES violencia machista.

--El acoso a través de Internet ES violencia machista.

--La publicidad sexista en los medios de comunicación ES violencia machista.

--El velo ES violencia machista.

--La explotación sexual ES violencia machista.

--El tráfico de mujeres ES violencia machista.

--La misoginia, ya venga de un heterosexual o de un gay, ES violencia machista.

--El canon de belleza inalcanzable impuesto por la moda occidental ES violencia machista.

--La pornografía que denigra a las mujeres ES violencia machista.

--El que un hombre opine a viva voz sobre los atributos de una mujer que ve por la calle (los mal llamados piropos) ES violencia machista.

--La tolerancia hacia los comentarios y chistes sexistas de los compañeros de trabajo, amigos o familiares ES violencia machista.

--Que el aborto esté penalizado ES violencia machista.

--Una violación ES violencia machista.

--El feminicidio ES violencia machista.

Etc…