martes, 12 de mayo de 2009

La chica de ayer

Las drogas son una pérdida de tiempo. Destruyen tus recuerdos, tu dignidad y todo lo que tiene que ver con tu autoestima (Kurt Cobain).

La generación que vivió su primera juventud en los años ochenta y que ahora tiene cuarenta y pico o cincuenta y pocos años se curtió en eso de la muerte, al menos en España. Franco lo jodió todo tanto que cuando por fin se murió aún seguía matando. La transición dio lugar a un país flamante y a unas personas que no sabían usar las calles, igual que unos niños que examinan sus juguetes nuevos en la mañana de Reyes. Así, la droga devastó la vida de mucha gente y por todas partes se empezaron a ver lo que se empezó a conocer como “yonkis”. Quedan poquitos ya, pero justo el otro día vi a tres pelearse por unos “tranquis” (así los llamaban: ¡dame los tranquis! ¡que me des los tranquis!) en la puerta de una iglesia donde estaban pidiendo. No hay espectáculo más triste. Son personas, hombres y mujeres que una vez sonrieron y tuvieron sueños.

Cuando digo que quedan pocos, no me refiero a que ahora no haya drogadictos, obviamente. Lo que me repugna es que los yonkis a todo el mundo le parecían cutres, nadie quería ser como ellos. Desgraciadamente, la droga va ahora disfrazada de glamour y convertimos en sujetos de admiración a adictos como Kate Moss, Amy Winehouse, Eminem o Pete Doherty. No estoy hablando de si cantan o posan bien o mal, eso no me interesa. Lo que quiero es comentar cómo la absurda manera que tienen de malgastar su vida se ensalza en los medios de comunicación e incluso se imita por gente sin personalidad.

A mí, qué queréis que os diga, los yonkis de antes me caían mucho mejor, porque estoy segura de que cualquiera de ellos te aconsejaría que nunca probases una droga, que mira cómo han acabado y te dirían que ojalá pudieran empezar de cero para hacer las cosas bien. Hoy día se hacen canciones sobre el coñazo que resulta ir a rehabilitación o te pillan metiéndote una raya y enseguida te forras con la publicidad que eso te da. Qué tiempos tan tristes.

Y lo peor de todo es que mucha de la gente que se mete coca, mdma o cualquiera de esas mierdas luego va de que tiene conciencia social. Pues se podrían parar a investigar un poco de dónde viene esa basura. La droga no es nada “progre”. Además de su experimentación con animales (por ejemplo, en el caso del mdma), la historia de explotación de personas (niños soldado, trata de blancas), de guerras y el tráfico de armas que hay detrás de esas sustancias es para poner los pelos como escarpias a cualquiera.

Esta mañana se ha muerto mi yonki favorito, y lo digo con todo mi cariño. Como homenaje a los libres y al mismo tiempo tortuosos ochenta (yo perdí un hermano justo en la mitad de esa década, con eso os digo todo), os regalo una de sus canciones más entrañables. 


4 comentarios:

Lau... dijo...

la gente que hace de las drogas su bandera, aunque sea dan la cara...pero que pas con todo esos que van de traje (o uniforme) y no hacen mas que esnifar para cerrar un buen trato, para aguantar unas horas extras...para ser mas divertidos...yo que sé, la coca es way, ese es el mensaje de ahora, te hace sentir de pm y todo te sale mejor...y alguien puede relacionarla por favor al fracaso posterior?...a la violencia creciente entre los unos y los otros?...a estar en la parra sin saber qué carajo pasa alrededor?...Agg, no mejor no pensemos, que la noche es corta, tira...

Hester Prynne dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de la gente "de traje", Lau, ¡es cierto!

Anónimo dijo...

Hola Gloria, soy Jesús. Estoy en San Cristobal de las Casas , en Chiapas, donde dicen que comenzo todo... esta mañana (aqui son las 10) me he levantado y me he ido somnoliento al internet, hace un dia precioso aqui, y me he encontrado con la noticia de la muerte de Antonio Vega, vaya bajon, todo un poeta, de lo mejor de su epoca donde abundo tanta superficialidad y maquillaje, el era real, solo habia que mirarle la cara. Una gran perdida. Y tienes razón, las drogas son una mierda,en España fue un cortafuegos a todo un movimiento de izquierdas que venia desde los barrios, un movimiento que era realmente obrero y no llevaba maquillaje y tenia glamour, chavales que escuchaban rock urbano y que discutian de politica, que se afiliaban, que participaban, que se reunian en los parques a discutir de sus problemas al calor de una litrona y nada mas. La pena es que como tu dices les faltaba referencias de que era realmente la heroina, estaban llenos de la música de Hendrix,Morrison y Joplin... Lo mismo ocurrio en USA, se ha demostrado que con el movimiento Black Power se orquesto desde distintas instancias que la heroina corriera en abundancia y barata por las calles americanas, y les funciono... aprendamos la lección y mantengamos nuestras mentes limpias y lucidas,según estan los tiempos probablemnete ahora nos toque a nosotros dar caña... Un besazo Gloria, y otro para Silvia.

Elisa dijo...

Genial. He llegado aquí por casualidad y a través de un enlace de un tema de Annie Leibovitz (fotógrafa y personaje que me apasiona), y he leido el correspondiente post y este último. Me gusta tu genio, tu tono y tu manera...Bravo!
Toda la razón con las drogas, el pobre Antonio daba pena, penita. Estoy pensando ir el jueves a despedirle...

Lo bueno de un artista, es que...cuando su tiempo se ha esfumado, su recuerdo queda muy vivo.

Un beso