miércoles, 21 de julio de 2010

Una muestra

Mejor que te odien por lo que eres que amarte por lo que no eres (André Gide)

Es posible la esperanza. Eso nos dice esta página web con la que me he topado hoy, en la que mediante un sinnúmero de alentadores párrafos nos aseguran que una persona puede curarse de la AMS. ¿No habéis oído hablar de esa enfermedad? AMS, sí, Atracción hacia el Mismo Sexo.

Ellos mismos explican las diferentes secciones por las que podemos navegar si nos adentramos en su web:

Las tres primeras (Cultura de Muerte - Ideología de Género - Cultura Pro Gay) nos ofrecen un espacio de reflexión y análisis en relación al mundo en el que vivimos y el mundo que hemos de cambiar;

La cuarta sección (Autoayuda) nos ofrece un espacio en el que curar las heridas que se han manifestado en la AMS (Atracción hacia el Mismo Sexo);

La quinta sección (Madurar el Amor) nos ofrece un camino de futuro y esperanza en el que llegar a una Personalidad Madura, es decir, a una personalidad con capacidad de amor verdadero, de amor de Comunión y Solidaridad.

¡No podemos perdernos un sitio así! ¿Verdad? Tan solo una muestra de la cantidad de personas que aún siguen difundiendo su mensaje de odio y violencia por el mundo, que aún siguen creyendo que solo los matrimonios formados por un hombre que lleve la batuta y una mujer que trague con todo son válidos, que hacen que este lugar de tierras y mares sea hostil para tantas personas, que intentan que las vidas de nuestras hijas e hijos se vean sumidas en la miseria… menos mal que tenemos el suficiente amor como para que no lo consigan.

En fin, vamos a ayudarles con un pequeño ejemplo, el del matrimonio formado por Hester y Bruge, dos madrileñas enfermas de lesbianismo.

Tras varios años juntas, pensando que se amaban aunque en realidad estaban enfermas, Hester y Bruge se aprovecharon de la legalización del matrimonio homosexual en su país para casarse. ¡Qué atrevimiento! A su boda acudieron más de cien personas entre la familia y los amigos de ambas. Pero solo lo hicieron por obligación, en realidad todo el mundo hubiera preferido quedarse en su casa que asistir a esa pantomima socialista. De sobra es sabido que tan solo los matrimonios heterosexuales tienen familias estables.

Por si esto fuera poco, Hester y Bruge tuvieron el capricho de tener un bebé. No se podían haber estado quietas en su mundo sáfico, no, tuvieron que buscar a un ser inocente para que sufriera en esa familia tan antinatural.

Estuvieron un año intentándolo, derrochando el dinero en algo que no está destinado a mujeres como ellas, pasándoselo de lo lindo con las pastillas y las inyecciones de hormonas y haciendo perder el tiempo a doctores y doctoras que podrían haber estado atendiendo a mujeres heterosexuales con el sano deseo de formar una familia como dios manda.

Malas noticias. Finalmente, Bruge quedó embarazada. ¿A qué mundo va a llegar esa niña? ¿Qué tipo de valores le inculcarán dos degeneradas como ellas? Los hijos de los matrimonios heterosexuales harán bien en meterse con ella en el colegio, los adultos que les rodean se encargarán de informarles de lo asquerosa que es la familia de su compañera de clase. Probablemente esa pequeña se haga lesbiana. En fin, lo mejor es intentar que allá por donde vaya todo lo tenga más difícil que el resto de la gente. Para que vea que no se puede ir por la vida con dos madres.

¡Dos madres! JA. ¿Pero qué gilipollez es esa? Nadie puede tener dos madres.

Pasemos al documento gráfico que ejemplifica esta triste historia.

Aquí tenemos a la lesbiana Hester, que se cree que va a querer a esa niña cuando en realidad es una egoísta.

Dentro de esta tripa está la pobre niña.

El abuelo de la niña, a quien Hester y Bruge obligaron violentamente a pintar la habitación del bebé… de morado, claro, como horribles feministas con bigote y piernas peludas que son.

Y de nuevo Hester, pintando sin ilusión alguna los muebles donde se guardará la ropita de la pobre víctima de sus caprichos.

Si el tono ha sonado sarcástico y dolido, he cumplido mi propósito. Estoy harta de la gente que piensa que las familias lesbianas y gays son perjudiciales para los niños y niñas. Nosotras nos sentimos afortunadas porque va a nacer un ser único al que vamos a tener el privilegio de amar y cuidar. Nuestro apego será el refugio contra todas estas personas, que son las que en verdad intentan dañar a estos bebés y a sus familias.

Basta de odio, basta de violencia, basta de aversión hacia lo diferente. Que triunfe el amor, que triunfe la celebración de la diversidad, que triunfe la paz.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Esther :

Realmente creo que has sido muy generosa con tu comentario .

En mi modestisima opinión , si a alguna persona su orientacion sexual le causa problemas , creo que esa persona en concreto será lo suficientemente inteligente como para buscar por si misma ayuda PROFESIONAL , (Por favor sigue leyendo , no me asesines antes de terminar el párrafo ) repito, ayuda profesional y adecuada para que pueda integrar correctamente su sexualidad , la que sea , siempre que no esté incluida en el código penal , en el resto de su vida con normalidad .

Me espanta la gente que decide por su cuenta y riesgo lo que es mejor para los demas , como tienen que actuar , como tienen que ayudarse a si mismos y hasta que papel higiénico es preferible usar .

De hecho creo que una página así puede causar mucho daño a las personas que no puedan aceptar su orientación , ya que da a entender que es por su "culpa" ya que si se "esforzaran" lo suficiente , serían "normales" . Mucho más si enmarcamos esta iniciativa en el entorno cultural iberoamericano .

Se te ve ilusionadisima en la fotos. Por cierto , cuando puedas , tienes que explicarme con todo lujo de detalles como se consigue obligar violentamente a alguien a pintarle la pared a una así , by de face . Me vendría de perlas .

eme dijo...

:)

me encantaría algún día tener una familia tan enferma como la tuya. es más.. me encantaría estar rodeada de gente tan enferma como vosotras, como yo, como tantas y tantos..

enhorabuena, hester. y en serio.. envidia de niña de sesenta y seis días.

Rubita dijo...

Mucho ánimo, Hester y Bruge!! y os digo como Don Quijote: ladran, Sancho, luego cabalgamos ( o algo parecido).
Vamos, que esa chiquilla va a tener la inmensa fortuna de "caer" en vuestra familia, donde se la espera y se la desea, y no en una de esas otras supuestamente normales, odio ese termno, llenas de cerrazón hacia el otro.

En fin.... ni caso, no hagais ni caso.

Aqua dijo...

Hola, aqui escribe otra que esta tan enferma como vosotras, la verdad es que hay cada cual, creo que hay algo en lo que las personas no se detienen a pensar y es que nuestros hij@s son tan deseados y amados, que no son el producto de un "accidente", que a veces cuesta tanto que lleguen (emocional, fisica y economicamente) vamos que desde mi punto de vista tienen esos ingredientes basicos que cualquier niño necesitaria, mucho amor y que esperas su llegada con total alegria y felicidad, eso creo yo que muchisimos niños de "otros" tipos de familias no reciben nunca.
En fin que este mundo es raro.
Hablando de otra cosa, el color de la habitación de vuestra princesa es muy lindo, ya va quedando menos para la feliz llegada de la princesita.
Bss

ANABEL dijo...

Yo que soy manifiestamente heterosexual, casada, con dos niñas y todas estas cosas que te unen a la "normalidad" y no una lesbiana peluda, sólo puedo decirte: ¡qué les den dos duros! Más pierden ellos con esa postura. Creo que los homosexuales de España han recorrido un duro camino, y hoy en día se encuentran en igualdad de derechos con cualquiera, que para eso son ciudadanos. Por cierto, los que tienen que curarse son los perturbados que tienen el sexo de los demás todo el día en su cabeza.
Besos y seguir "obligando" al abuelo, que vea lo que le espera.

abí suát dijo...

Ya sabes que voy siguiendo tus huellas... Yo cuando veo esas cosas me enciendo, me caliento... pero luego reposo, medito y me doy cuenta de que soy feliz con mi vida, desde que la vivo como me da la gana. Y no todo el mundo heterosexualisimo y normalizado puede decir eso...

A disfrutar y a cuidar de esa niña ;)

Mármara dijo...

Sinceramente te lo digo, Hester, no sé por qué les dedicas ni un instante de tu tiempo, con la de cosas estupendas que tienes que hacer por y para esa niña, por y para Bruge, por y para ti.
Eso es lo que pretenden, que demos pábulo a sus delirios enfermizos. Pues, ¿sabes una cosa que te digo? Que les den, que les guste y que no les vuelvan a dar, ¡hala!

Mientras Lees dijo...

Joder, acabo de leer toda esta entrada, y ni te imaginas cómo me he emocionado.

Al principio, me he encabronado de una manera horrible, después me he enternecido, y finalmente, he sentido de todo tipo de sentimientos positivos.

Vosotras sois LA PRUEBA de que el amor debe triunfar, que la libertad debe triunfar, y que la felicidad están en ACEPTAR este triunfo inminente de la NORMALIDAD.

Porque la normalidad, está en vuestra actitud, dos mamás, dos papas, una madre un padre, qué coño da? lo que importa, es que haya AMOR y RESPETO. Que todos sean felices, que se respeten.

Eso es lo que importa, por qué la gente está gilipollas, tan mierda, y tan poca cosa, de estar metiendose en la vida de los demás sólo para joder?

Deberían prohibir el matrimonio heterosexual, y dar los mismo argumentos estúpidos que ellos dan, a ver cuánto duran, a ver cuánto soportan la humillación, la injusticia.

Vamos, ni un minuto aguantarían algo así.

Bravo tu entrada, bravo las dos, y bravo esa niña que nace del amor de dos personas que se quieren, y que SABEN lo que hacen.

¿O es que es mucho más bonito que venga un niño NO deseado y hacérselo saber en todo tipo de comportamientos vejatorios?

El mundo está al revés.

Un beso guapas, y ánimos para las dos, que esto sí que es un par de ovarios bien puestos.

-DA-

Núria y Luisa dijo...

Las voces más contrarias a nuestra maternidad nos han insultado, nos han descalificado, tachándonos de cosas horribles e irrepetibles, pero se hacen estudios, se siguen haciendo, y la conclusión de todos es la misma, normalidad. Eso les deja sin argumentación posible más allá del producto de su ignorancia, su odio y su mala sangre.

Los homosexuales no somos madres y padres por casualidad, por un descuido o porque toca, es una decisión muy meditada porque sabes que no te lo van a poner fácil y ahí pones toda tu ilusión y todo tu amor en esa personita.

Que coño, siempre justificándonos y demostrando lo buenas madres que somos.

ELO Y YOLA dijo...

En todos mis años de lesbiana practicante nunca he sufrido discriminación directa cara a cara de gente desconocida (sí a las espaldas). Siempre han sido las personas más cercanas. Se ocupan de recordarte que ese camino no es el bueno, que debes reflexionar, debes cambiar. Que esa vida no es normal, que vas a sufrir.
Pero ¿es que no ven que ellas mismas son las que te hacen sufrir, las que más difícil te lo ponen?
Es curioso.
A mí me dan miedo esas personas que se creen en conocimiento de la única verdad, son los que inculcan a sus hijos sus creencias y luego discriminan a los nuestros.
¿Por qué no les hacen estudios a ellos? Como dice Luisa, es cansado tener que estar justificando constantemente lo bien que lo haces. Sobre todo cuando no se le exige lo mismo a los demás.