viernes, 12 de diciembre de 2008

El Sr. Dickens


Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año (Charles Dickens)

Y sí, quien me conozca o me lea a menudo habrá adivinado que mi pasión por las Navidades tiene algo que ver con la época victoriana… Y es que la persona que tal vez haya influido más en la forma en que se celebran estas fiestas en el mundo occidental es un gran escritor inglés de esa época, nada más y nada menos que Charles Dickens (1812-1870).

Cuando la reina Victoria comenzó a gobernar Inglaterra, cosa que hizo desde 1837 a 1876, la celebración de la Navidad estaba en declive. Los puritanos, encabezados por el político y militar Oliver Cromwell (1599-1658) consideraban que estas fiestas estaban llenas de ritos paganos y pecaminosos provenientes de los pueblos germánicos, por lo que hicieron todo lo posible por acabar con ellas. Con la llegada de la Revolución Industrial, en la época en que Dickens escribía novelas y seriales para los periódicos (algo así como la televisión hoy día, la gente se enganchaba a las historias y corría todas las semanas a comprar la continuación. Toda la familia los leía juntos, llenos de emoción.), los trabajadores tuvieron de nuevo tiempo libre y ello les permitió volver a celebrar la Navidad.

El príncipe Albert, marido de la reina Victoria, trajo en esos tiempos a su país la costumbre alemana, proveniente de los pueblos germánicos, de decorar un árbol de hoja perenne durante la Navidad. Esta costumbre se fue extendiendo poco a poco por Europa y posteriormente por el resto del mundo. También reaparecieron los villancicos. La mayor contribución victoriana a estas fiestas fue, sin embargo, la de los christmas o tarjetas de Navidad, que comenzaron a enviarse en Inglaterra en los años cuarenta del siglo XIX. Eran tiempos de cartas y collages, los victorianos eran apasionados del papel y desde entonces el mundo entero se felicita así las Navidades, aunque ahora cada vez se haga menos a causa del más ecológico –aunque no tan emocionante- recurso de las e-cards de Internet.

No obstante, fueron las historias navideñas de Dickens, sobre todo Cuento de Navidad (1843) las que reavivaron la pasión por la Navidad en toda Europa y, en palabras de hoy en día, pusieron “de moda” unas celebraciones que hasta entonces solo eran minoritarias.

Tanto es así que cuando una niña que trabajaba en un puesto de frutas de Londres se enteró de la muerte de este entrañable escritor en 1870, preguntó afligida: “¿El Sr. Dickens ha muerto? Entonces, ¿morirá también algún día Papá Noel?”


Ejemplo de christmas victoriano.

7 comentarios:

farala 68 dijo...

¡que bonita historia que no conocía! recuérdame que te enseñe mi colección de cromos (victoriana, of course)

Hester Prynne dijo...

Farala, ¿¿¿colección de cromos victoriana??? ¡Por todas las diosas, me muero de envidiaaaaa!

dintel dijo...

En fin... yo creo que lo único victoriano que poseo es el humor. De todas maneras Dickens, junto con Collins, su amigo, son mis prefes... la Navidad?... para las apasionadas como tú.

Milagros Sánchez dijo...

Dickens también escribió otra obra parecida a Cuentos de Navidad: Los papeles póstumos del Club Pickwick, publicada en diciembre de 1839.
Merry Lesbian Christmas!!

Maslama dijo...

hola Hester;
como buena anglófila, sabrás que la celebración de la Navidad cayó en desuso debido a la prohibición de los puritanos ingleses, quienes pretendían de esta manera desligarse de las festividades papistas. Sólo a partir de la década de 1820, cuando las tensiones sectarias se relajaron un poco, los intelectuales británicos estuvieron autorizados a preocuparse por la desaparición de la Navidad.

por el contrario, en los países católicos la Navidad se ha venido conmemorando de forma regular durante siglos.. de modo que siento decirte que, una vez más, los ingleses no han descubierto la rueda.

saludos,

Hester Prynne dijo...

dintel, me alegra mucho que te guste el bueno de Wilkie. Aunque lo niegues, tienes una minivictoriana en tu corazón, jajaja.
Milagros, a ver si un día escaneo mi libro de Pickwick para enseñároslo, es una edición antigua increíble.
Maslama, si te fijas, todo lo que explicas lo cuento yo en el post (más o menos). Por lo que creo que tenemos un punto de vista más bien parecido. Ni mucho menos pienso eso de la rueda, aunque soy bastante anglófila, pero solo de corazón, nada patriótico, que yo no tengo bandera...
Saludos y gracias por vuestros comentarios.

net-boo dijo...

Feliz Navidad!

Por tarjetas bonitas, visite www.ojolie.com. Este sitio es en Español.