jueves, 2 de junio de 2011

La vida y otras confesiones

No basta simplemente con vivir. Una necesita la luz del sol, libertad y una florecilla. (Hans Christian Andersen)

Tengo que confesaros algo: estoy agotada. No me dan las horas del día. Sacrificaría el sueño para hacer más cosas, pero ya de por sí tengo que rascarle horas a la noche para poder dormir entre despertar y despertar de la niña, la cual está pasando por las difíciles noches que experimentan los bebés cuando están dejando de ser bebés.
Mi mujer y yo nos pasamos los días cocinando litros de puré que luego congelamos en envases cuidadosamente medidos, haciendo avioncitos con cucharas, cambiando pañales, yendo al playgroup, leyendo cuentos, aprendiendo la ley del parque y del cajón de arena, celebrando cada logro y cada golpetazo de una vida de ocho meses, cantando nanas, impostando voces, limpiando la casa, haciendo la colada, cocinando también nuestra comida y nuestra cena, preparando litros de café que nos sostengan, haciendo cuentas, reponiendo el papel higiénico, preocupándonos por llegar a fin de mes.
Una trabaja por la mañana y la otra por la tarde, para que nuestra pequeña siempre esté con una de las dos. Las noches –agotadas frente a un bocadillo- son solo para mayores. ¿Qué tal te ha ido el día? Beso, beso. Los fines de semana -¡por fin es viernes!- para las tres.
Para colmo he vuelto a militar. Nunca he dejado de ser activista pero hacía tiempo que me había desmarcado de los colectivos, necesitaba un respiro. Vuelvo a estar al cien por cien –ahora encargándome de las Políticas Lésbicas de GALEHI y con la perspectiva de montar otro colectivo feminista, pero eso es otra historia que será contada en otra ocasión- y eso también es tiempo, tiempo, tiempo que no tengo.
No me da la vida. Mis padres se hacen viejos. Preocupan y hay que cuidarles mucho. Hermanos y hermanas, sus parejas, sus hijos e hijas. Mis amigas. Mis amigos. Les necesito. Me necesitan.
Novelas en mi cabeza. Peleando por robar ocasiones en las que teclearlas. Novelas en mi mesilla de noche. No importa lo agotada que esté, tengo que quedarme dormida sobre sus párrafos voladores. Estoy agotada.
Tengo que confesaros algo: mi vida es extraordinaria. Y me la he currado yo. Podría haber sido de otra manera. Menos apasionada, con menos sobresaltos. Tal vez más tranquila, más estable. Pero no sé si tan plena, porque cada noche me acuesto junto a la persona que amo. Nos turnamos para ponerle el chupete a nuestra hija y refunfuñando volvemos a quedarnos dormidas, siempre y cuando alguna parte de nuestro cuerpo esté rozándose.
En nuestra casa puedes tropezarte con un sonajero o sentarte encima de un peluche que suena como la bocina de un coche antiguo. Los desastres cotidianos nos hacen reír y nuestra hija crece con los ojos enormes, besada por todas partes, examinándolo todo, absorbiendo, llenando nuestros días de asombro, de puro gozo, de incredulidad. Y cada día es mejor que el anterior. Es el caos de existir, con sus alegrías y sus preocupaciones, es un pellizco constante que te recuerda que la sangre aún corre por tus venas.
Es también militar. Actuar localmente para que los cambios sean globales. Saber que estás haciendo algo.
Es también querer. Comprometerse con aquellas personas que escoges como familia, como amistades, en las horas buenas y en las malas. Para celebrarlas, llorarlas, quererlas, cuidarlas.
Viendo como está el patio, la existencia a veces parece real y tangible y otras una pantomima. Una tiene que aceptar que por el mero hecho de estar en este planeta tiene una responsabilidad consigo misma y con el mundo de cuyos recursos hace uso. 
Este compromiso es vivir de verdad. Resulta agotador. En ocasiones desolador. Pero siempre auténtico.

12 comentarios:

Míriam dijo...

Más de una vez hemos pensado todos que nos harían falta unas cuantas horas más al día para llegar a hacer las cosas de una forma más holgada. El trabajo, la pareja, la familia, los amigos, los estudios, los hijos... La vida nos atrapa en una vorágine que hemos de saber llevar, que nos puede resultar estresante pero que al mismo tiempo es extraordinaria, tal y como tú misma escribes en el post, seguido de un comentario que me ha gustado mucho "y me la he currado yo". Qué gran verdad es que cada uno (a la larga, y aunque en muchas ocasiones no seamos capaces de verlo) recoge lo que siembra, y para ello debemos ser constantes, fieles con nosotros mismos y con nuestras ideas, y sobre todo, pacientes... ¡Lo mejor está siempre por llegar!

Hester, me alegro que te encuentres en un momento de plenitud en tu vida en todos los sentidos!! Enhorabuena por el blog ;)

diley dijo...

Hes .. muchisimas Felicidades a las tres..

beita dijo...

Qué gusto leerte.

Tantos besos como horas de sueño os falten.

Huga dijo...

Qué alegría da volver a leerte, y qué suerte tienes de que todo marche bien... Disfrútalo, es tuyo, te lo has ganado.
MIl besos

Mar dijo...

Me encanta ver que estas encantada (valga la redundancia)por todas esas horas de sueño que te faltan y ahorras invertidas en vivir tu vida...por completo...eres grande Hester...me encantas..sigue peleando...muy bonita tu aportacion al video por la visivilidad de personajes publicos..te seguimos..!

ben dijo...

La vida hay que llenarla de debe
res,de trabajo,de amor.Cuando eres
joven,con tus hijos,entregandote
y trabajando para sacarlos adelan
te,ahora en mi caso,ayudando y luchando por los nietos.
Un blog muy bonito,el tuyo.
Saludos.

Hormiga dijo...

Leerte es un gustazo.

Bárbara dijo...

Precioso!

PATSY SCOTT dijo...

¡Qué bonito Hester! Una vida plena. Besos.

syl dijo...

¡Es genial leerte! No hay palabras, maravilloso también que lo compartas.
Saludos
Syl

Anónimo dijo...

!Hola! Llevo un par de días zambullida en tu blog... y no sé cuando salir. !Una verdadera delicia! Enhorabuena por esa forma tan, tan... tan tuya de contar las cosas.

Un saludín desde Toledo,

Laura

P e q u e ! dijo...

Que gusto leer tu blog, lo he encontrado en cultura lesbiana, a ver si tienes un tiempito y visitas el mio, ya te sigo y saludos desde USA, un beso